Saltar al contenido
TOP NEWS

Las 5 causas del miedo al compromiso en las parejas

11 noviembre, 2020

Principales causas del miedo al compromiso

¿Qué está sucediendo para que tanta gente tenga miedo al compromiso? Veamos una serie de factores que facilitan que caigamos en esta fuente de temores en lo relativo a la vida sexual y amorosa.

1. La falta de asertividad

A veces, el miedo al compromiso aparece por algo tan simple como no atreverse a hablar acerca de los propios planes, las expectativas de vida, etc. Este bloqueo en la comunicación hace que se vea como problema el hecho de estar en una relación, dado que esto implica proyectarse hacia el futuro junto con una persona con la que apenas se habla sobre aspectos muy importantes.

Así, el temor al compromiso puede llegar a ir asociado al miedo a hablar las cosas y buscarles una solución en el presente; solución que no tiene por qué implicar terminar con el noviazgo.

2. Temor a mostrar vulnerabilidades

Cuanto más tiempo pasamos en una relación amorosa, más numerosas son las ocasiones en las que le mostramos a la otra persona nuestras vulnerabilidades. Para quienes tienden a desconfiar mucho de lo que los demás les puedan hacer a largo plazo, esto puede llegar a producir una cierta inquietud. La clave está en aprender a confiar allí donde tiene sentido hacerlo, y una relación amorosa es uno de esos contextos en los que abrirse resulta tan liberador como necesario para que el vínculo funcione.

3. Inmersión en una cultura de cortoplacismo

Si día a día nos bombardean con mensajes en los que se pone en valor el cortoplacismo y un individualismo extremo, no sorprende que se termine cayendo en el miedo al compromiso. En casos así, parte del problema está en exponerse a entornos sociales que dan visibilidad a una única ideología muy concreta.

4. Falta de tolerancia a la incertidumbre

Estar en una relación siempre conlleva asumir determinados riesgos, dado que, como hemos visto, es un proyecto a largo plazo. Esto significa que aceptamos hacer planes de futuro aún sabiendo que, técnicamente, la otra persona puede decidir terminar con la relación en cualquier momento. Esta idea debe ser gestionada adecuadamente, y hay quien lo encuentra difícil.

5. Frustración al tender a expectativas poco realistas

Finalmente, no podemos pasar por alto que algunas personas experimentan la relación desde los sentimientos encontrados: se ama a la otra persona pero, a la vez, la experiencia de estar con ella no encaja con las expectativas que se habían creado acerca de lo que es tener novio o novia. Y como existe esta tensión, aparece la idea de que no tiene sentido renunciar para siempre a sentir lo que uno mismo cree que es “el amor verdadero” y que en realidad no es más que una idealización.

error: Content is protected !!