Saltar al contenido
TOP NEWS

La dieta de la avena

23 noviembre, 2022

La avena es uno de los cereales que, sin lugar a duras, nunca deben faltar en nuestra alimentación. Debido a que aporta al organismo una gran cantidad de nutrientes que contribuyen a su buen funcionamiento.

Este ingrediente, además de ayudar a mejorar la salud del corazón, saciar el hambre, brindar energía y limpiar el colón, puede ayudar a bajar de peso si la consumes todos los días.

LEER MÁS

Seguir leyendo

Te compartimos una dieta en la que podrás bajar cuatro kilos en cinco días si comes avena diario:

Día 1:

Desayuno: 3 cucharadas de avena con leche y 4 fresas.
A media mañana: Una pieza de fruta o una taza de té.
Comida: 3 cucharadas de avena con agua o leche; ensalada mixta con jitomate, brócoli, espárrago, aceite de oliva y una pizca de sal. Una manzana con 2 cucharadas de queso fresco.
Merienda: Una fruta o taza de té.
Cena: 3 cucharadas de avena con agua o leche ; 2 zanahorias peladas y aderezadas con aceite de oliva. Una manzana cocinada al horno con canela y 2 cucharadas de queso fresco.

Día 2:

Desayuno: 3 cucharadas de avena con leche, un plátano o manzana, una taza de café o té sin azúcar.
A media mañana: 6 fresas o una taza de caldo de verduras.
Comida: 3 cucharadas de avena con agua o leche; ensalada de tomate, brócoli, lechuga, aceite de oliva y una pizca de sal. Una manzana asada con una cucharada de yogur.
Merienda: Una fruta o una taza de té.
Cena: 3 cucharadas de avena con agua o leche, una ensalada con espárragos, aceite de oliva y una pizca de sal. Una manzana en compota con 2 cucharadas de queso fresco y un yogur.

Día 3:

Desayuno: 3 cucharadas de avena con leche desnatada, 6 fresas.
A media mañana: Una taza de café sin azúcar.
Comida: 3 cucharadas de avena con agua o leche; ensalada con tomate, lechuga y espárragos.
Merienda: Una fruta o una taza de té.
Cena: 3 cucharadas de avena con agua o leche; ensalada con espinacas, aceite de oliva y una pizca de sal. Una manzana con 2 cucharadas de queso.

Día 4:

Desayuno: 3 cucharadas de avena con leche desnatada; ensalada de frutas con 6 fresas y un plátano.
A media mañana: 6 fresas y una taza de caldo de verduras.
Comida: 3 cucharadas de avena en agua o leche; ensalada de verduras con judías verdes, cebolla. Una manzana y 12 avellanas.
Merienda: Una fruta y una taza de té.
Cena: 3 cucharadas de avena con agua o leche; ensalada de una taza de guisantes verdes y una taza espinacas. Una manzana con 2 cucharadas de queso fresco descremado.

Día 5:

Desayuno: 3 cucharadas de avena con leche; 1 naranja, 6 fresas.
A media mañana: 6 fresas o una taza de caldo de verduras.
Comida: 3 cucharadas de avena con agua o leche; ensalada con guisantes, brócoli y lechuga. Una manzana.
Merienda: Una fruta o una taza de té.
Cena: 3 cucharadas de avena con agua o leche desnatada; ensalada con puerros, apios, lechuga, aceite de oliva y una pizca de sal. Manzana en compota con yogur.

Como en todas las dietas, al cambiar radicalmente tu alimentación puedes presentar algunos efectos secundarios como sentirte con menos energía o notar cambios en tu estado de ánimo.

Evita caer en tentaciones, ¡sé fuerte! De lo contrario podrías presentar el odioso efecto rebote.

Y lo principal, antes de someterte a este tipo de dietas, debes consultar a un médico o especialista en nutrición.

 

¡Si te gusto comparte lo con tus amigos!

Copiar