Saltar al contenido
TOP NEWS

Cómo curar un hongo o tiña en la piel.

30 noviembre, 2022

El uso de remedios naturales para combatir los hongos de la piel continúa vigente en la actualidad. Si bien la primera opción de tratamiento siguen siendo los medicamentos recetados por el médico, hay quienes encuentran cierto alivio con el uso de algunas preparaciones caseras. ¿Cuáles son las más populares?

Lo cierto es que hay muchos productos de origen natural que parecen coadyuvar en la eliminación de las infecciones fúngicas en la piel. De cualquier modo, conviene emplearlos con precaución, pues no están exentos de causar reacciones adversas. En el siguiente espacio compartimos 8 opciones y la forma correcta de utilizarlas.

LEER MÁS

Seguir leyendo

Lo que debes saber de los hongos de la piel

Antes de conocer en detalle los remedios naturales para combatir los hongos de la piel, cabe hacer un breve repaso sobre los aspectos generales de este tipo de infecciones. Para ser más exactos, los hongos son organismos microscópicos que suelen proliferarse con facilidad en ambientes húmedos y cálidos.

En el caso de la piel, tienden a crecer de forma desmesurada en zonas sudorosas o que no reciben suficiente flujo de aire. Las áreas del cuerpo más afectadas suelen ser los pies, las axilas, las manos e incluso el rostro. Los dermatofitos, las levaduras y otras variedades de hongos suelen ser las responsables.

Remedios naturales para eliminar los hongos de la piel

1. Ajo

El ajo es uno de los remedios naturales más utilizados a la hora de combatir hongos de la piel. Como lo detalla una publicación en Avicenna Journal of Phytomedicine, sus compuestos antifúngicos ayudan a combatir especies como la Candida albicans, Torulopsis, Trichophyton y Cryptococcus.

Ahora bien, respecto a su uso hay controversia. Mientras que algunos expertos sugieren que es mejor reservarlo solo para consumo oral, hay quienes defiende su uso como tratamiento tópico. De todos modos, considerando que los estudios son limitados, conviene tener precaución al utilizarlo sobre la piel.

En general, suele combinarse con un poco de aceite de coco hasta obtener una pasta. Esta se aplica primeramente en una zona pequeña de la piel (prueba de parche) para determinar que no provoca reacciones adversas. Si hay enrojecimiento o comezón, es mejor enjuagar y evitar su uso externo.

2. Aloe vera

El gel de aloe vera es uno de los remedios caseros por excelencia a la hora de abordar trastornos dermatológicos. Aunque lo idóneo es utilizar las fórmulas que contienen el ingrediente procesado, hay quienes experimentan alivio con la aplicación del gel en su estado natural.

En lo que se refiere a los hongos de la piel, una investigación en Indian Journal of Dermatology detalló que esta planta tiene 6 agentes antisépticos que coadyuvan contra este tipo de infecciones. En concreto, son las siguientes sustancias:

Lupeol.
Ácido salicílico.
Nitrógeno ureico.
Ácido caninámico.
Fenoles.
Azufre.

Tanto el gel como las fórmulas de aloe vera se aplican 2 o 3 veces al día sobre la zona afectada. Esto, de paso, ayuda a calmar la comezón y la irritación.

3. Sal marina

No hay estudios que confirmen las propiedades antifúngicas de la sal marina. Aun así, algunas investigaciones sugieren que el cloruro de sodio —su principal compuesto— actúa como antifúngico natural. Se requieren más estudios al respecto, pero suele ser un ingrediente seguro para la mayoría de las personas.

Por lo tanto, en caso de querer probarla contra los hongos de la piel, puede emplearse de forma tópica a modo de pasta o exfoliante. Basta con humedecer un puñado de la sal con un poco de agua, para proceder a frotarla con un ligero masaje sobre la zona afectada.

4. Aceite de orégano

El aceite de orégano tiene dos sustancias activas con efecto antifúngico —el timol y el carvacrol—; de este modo, su aplicación tópica parece contribuir al alivio de las infecciones cutáneas causadas por hongos.

Respecto a esto, un estudio divulgado en Molecular and Cellular Biochemistry determinó que este tipo de aceite contribuye a detener el crecimiento del hongo Candida albicans.

De cualquier modo, no debe aplicarse de forma directa sobre la piel. Lo idóneo es diluir de 3 a 5 gotas del producto en un aceite portador (de coco, almendras u oliva) antes de aplicarlo en la zona afectada.

5. Yogur natural

Como ocurre con el ajo, existe debate sobre el uso de yogur natural sobre los hongos de la piel. ¿La razón? Algunos investigadores sugieren que su uso tópico tiene efectos irrelevantes. Por el contrario, se cree que frotarlo sobre irritaciones puede empeorar la condición.

Ahora bien, también hay quienes afirman que se trata de un producto beneficioso. Aquellas variedades que contienen bacterias saludables —lactobacilos— parecen tener un efecto antifúngico. Como sea, conviene incluir este alimento en la dieta cuando se tienen infecciones fúngicas.

En caso de optar por aplicarlo en la piel, debe ser una pequeña cantidad. Si hay síntomas de reacciones indeseadas, hay que enjugar y evitar su uso. En cambio, si se tolera bien, puede aplicarse hasta 3 veces al día.

6. Vinagre de manzana

Las propiedades antifúngicas del vinagre de sidra de manzana se han valorado desde la antigüedad. Se cree que su aplicación tópica altera el pH de la piel y detiene la proliferación de los hongos. Sin embargo, faltan evidencias que lo comprueben.

 

¡Si te gusto comparte lo con tus amigos!

Copiar